El tener un trabajo donde se turnen los días laborales puede afectar la salud, así como el rendimiento y la seguridad. Veamos algunos de estos aspectos:

Salud física

El trabajo por turnos se ha relacionado con ciertas enfermedades crónicas. El trabajo nocturno a largo plazo se asocia con un mayor riesgo de ciertos cánceres, así como problemas metabólicos, enfermedades del corazón, úlceras, problemas gastrointestinales y obesidad.

Se ha demostrado que el sueño insuficiente cambia el metabolismo y el apetito y los estudios han demostrado que los individuos tienen niveles más altos de triglicéridos que los trabajadores diurnos.

Sumado a estos factores biológicos, los trabajadores por turno a veces tienen hábitos alimenticios irregulares y una dieta pobre, lo que podría aumentar su riesgo de problemas metabólicos también.

Uno de los problemas podría ser que cuando una persona trabaja en la noche, la exposición a la luz suprime la melatonina (que normalmente se secreta por la noche).

Las personas que trabajan turnos nocturnos o turnos rotatorios también suelen no dormir lo suficiente y la privación del sueño a largo plazo se sabe que es mala para la salud.

El trabajo por turnos también altera los ritmos circadianos del cuerpo y los hace estar fuera de sincronía con el ambiente externo y/o los ciclos de comportamiento.

Salud mental

Nace un concepto que es el Trastorno por turno de trabajo que puede aumentar el riesgo de problemas de salud mental como la depresión.

Esto puede deberse a la interrupción del sistema circadiano (que regula la liberación de diferentes sustancias químicas en el cuerpo).

El trabajo por turnos también puede causar ciertos problemas sociales que disminuyen el bienestar y la felicidad. También podrías sentirte “sin ritmo o fuera de sincronía” con tus familiares y tu red social.

Efectividad

Tu productividad y rendimiento laboral pueden tener complicaciones por varias razones. Uno es que se es menos propenso a dormir la cantidad total que el cuerpo requiere y esto puede acumularse en una gran “deuda de sueño” con el tiempo.

Por otro lado, también se va en contra del reloj biológico, lo que lleva a estar menos alerta y por su puesto deja de alentar el que se duerma en las horas nocturnas.

Ambos factores pueden ralentizar el tiempo de reacción y no se puede pensar tan rápidamente o responder y resolver problemas. La concentración puede ser reducida tornándose más difícil así como el mantenerse bien en la tarea asignada.

La seguridad

Al igual que ocurre con algunas ocupaciones, el trabajo por turnos puede ser un riesgo para la seguridad. Muchos trabajos implican la protección y el cuidado de otros, tomar decisiones rápidas, conducir, volar u operar maquinaria, por lo que la seguridad es importante.

La somnolencia conduce a reacciones más lentas e interfiere con la toma de decisiones.

Trabajar en la noche va en contra del patrón natural del reloj del cuerpo, así que incluso si un trabajador de turno duerme lo suficiente, una inmersión en estado de alerta puede venir por la noche.

La gente suele juzgar mal su propia somnolencia, creyendo que están alertas y son capaces de tomar buenas decisiones, cuando de hecho su juicio puede estar afectado.

Si te encuentras en un horario así, lo mejor es buscar el ayudarte lo más posible. Por ejemplo, adecuar un dormitorio especial en donde la luz natural y artificial no interfiera tu sueño, así como acondicionar el espacio para evitar los ruidos. Esto puede ser complicado, pero no imposible.

Por otro lado, sabemos que un buen colchón es importante para un descanso adecuado, por ello tenemos venta de sofá camas que pueden apoyarte en este proceso.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *