Todos en algún momento nos salimos del carril en cuanto a nuestra salud y estado físico.

Cuando vemos que nuestra báscula digital nos dice que ya tenemos unos kilitos de más o la ropa comienza a no verse como antes, entonces comenzamos con la mejor de las intenciones a retomar el camino, pero tal vez establecemos la barra un poco alta y con poco tiempo.

Es posible que hayas estado tratando de seguir una dieta bastante restrictiva o hayas intentado mantenerte al día con un plan de ejercicios intenso sin realmente pensar si encaja bien en tu estilo de vida actual.

Cualquiera que sea la razón para retomar el camino, la clave real para retomarlo es abordar tu mentalidad primero. Nadie parece hablar de la mentalidad cuando se trata de salud y estado físico; todos saltamos directamente a cambiar nuestra comida y ejercicio, ¡pero este es un gran error!

Sin la mentalidad correcta, lucharás para seguir adelante cuando las cosas se ponen difíciles o se atrasan cuando se trata de comenzar.

Es posible que incluso estés luchando con problemas internos que no te diste cuenta de que tenías, como comer emocionalmente y el terrible auto-sabotaje.

Para ayudarte con estos pasos, veamos primero un par de pasos previos para comenzar ese camino de regreso a tu salud y estado físico ideal.

PASO 1: Dejar la culpa atrás

Después de repetir el ciclo de una dieta un par de veces, con el tiempo, te das cuenta de que no hay soluciones rápidas para recuperar tu salud, solo lleva tiempo, perdonarte a ti mismo y mostrarte algo de tolerancia.

Si has caído en la tentación durante ese nuevo plan en tu dieta, ten en cuenta lo siguiente: no es tu culpa, ¡es la dieta!

Dibuja una línea mental debajo de esta experiencia y repítete lo siguiente: “ese es el final de la dieta, voy a hacer esto correctamente ahora, dando un paso a la vez y no ser tan duro conmigo mismo”.

PASO 2: Recuérdate a ti mismo el por qué lo haces

Sé realmente específico sobre lo que defines como “estar nuevamente en el camino”. ¿Cómo te sientes cuando estás bien encaminado? ¿Te sientes en control? ¿Energizado? ¿Cómo son tus hábitos?

Luego piensa en cuándo te diste cuenta de que estabas “fuera del camino” y por qué crees que esto sucedió. Aquí la clave es el aclarar qué significa para tí estar “encaminado”.

Sé honesto contigo mismo cuando se trata de pensar por qué pasó esto: ¿tus planes eran demasiado rígidos para el estilo de vida de una persona real?

No todos podemos tener la vida de entrenadores personales y celebridades: ¡tenemos que salir del gimnasio en algún momento para trabajar, dirigir negocios, cuidar niños, socializar y lidiar con el administrador de la vida en general.

¿Tu dieta fue muy estricta? ¿Te sentiste privado o te estabas perdiendo de algunas cosas? ¿Comenzaste esta nueva rutina o dieta como una forma de auto-castigo?

Esta parte puede ser un área muy difícil de separar y es justamente en este tema donde debes profundizar mucho más y de una forma muy concienzuda, todo con el fin de conseguir nuevamente llegar a tener buena salud y un buen estado físico mucho más allá que una bella figura.

Esto último viene como una consecuencia de un buen trabajo dirigido hacia tu bienestar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *