Desde hace ya unos años que mi familia sanguina ya no vive junta, en parte porque todos siguieron su camino independiente con el curso natural de la vida y en parte debido que ha habido muchos problemas entre varios de los miembros, lo que consecuentemente hace de las convivencias familiares algo extremadamente difícil por no decir imposible. Las causas de estos problemas son interminables y habría que escribir mil y un pergaminos para acercarme, lo que sí es cuantificable es que esos problemas es que estos cayeron sobre su propio peso un peso que se desplomo en los hijos.

Este desplome causo situaciones muy difíciles para todos los hijos donde habría que tomar lados ya que tanto mi padre como mi madre intervenían en nosotros para difamar al otro. Estos casos, uno puede ser activo o pasivo donde la mayoría de nosotros quisimos ser pasivos pero nuestra hermana no lo fue y fue activa y sanguinaria, algo que causo mucha fricción entre el resto de los hermanos. Si parecemos ahí, aunque suene simple, esa realidad ya es un infierno ya que si es que intentábamos detener a mi hermana en contra de mi madre significaba que estábamos en contra de mi padre y si no hacíamos nada al respecto significaba que estábamos en contra de mi madre, algo que se nos hacia saber de alguna manera u otra por ambos dos.

Esto se hizo peor cuando el divorcio llego especialmente para aquellos-como mi caso- que tenia buena relación con los dos cuando tuvimos que decidir con quien irnos. En ese entonces dado a la situación, mi madre había cometido actos atroces que descubrí yo por lo que decidí ir con mi padre. Sin embargo, el ir con mi padre significaba tolerar vivir y convivir con mi hermana que es una persona ralamente de cuidado y una persona que pase lo que pase ante los ojos de mi padre, ella siempre tiene la razón. De hecho fue por un conflicto con mi hermana fuerte que tuve que regresar con mi madre mientras ella seguía haciendo las cosas por las que me fui en un principio. Sin embargo, esto termino por ser contraproducente ya que mi madre termino por expulsarme de su casa tras yo decirle sus verdades sobre lo que hacia.

Así fue un vaivén por algún tiempo hasta que mi madre tuvo una accidente terrible y la familia se reunió de nuevo .  En este periodo conocí a mi mujer y me case para vivir en la casa donde viví cuando era pequeño. Sin embargo, la familia se volvió a pelear sobretodo mi hermana y mi madre a muerte por lo que tuve que abandonar mi hogar con mi esposa e ir a vivir con mi madre en este segundo divorcio. Error, ahora mi madre se porta de lo peor con migo y no tengo ya nada aquí. Por esta razón ya no intentare de nuevo y me voy de México con mi mujer para siempre.

Pese a todo esto, mi familia planea ir a uno de los hoteles en Veracruz que solíamos ir este verano: yo ya no estaré aquí.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *