La noche más tétrica mi infancia

Aún dudo si fue un sueño o si fue realidad, no logro recordar si lo que sentía era en este mundo o sólo fue producto de mi cabeza, de mis pensamientos, pero el miedo era tan real, podía sentir cada gota de sudor en mi frente, los escalofríos me provocaban temblores fuertes, todo indicaba que estaba despierto y viviendo el momento que considero más espeluznante de mi infancia.

Tenía unos 10 años cuando me fui de vacaciones a la casa de un primo que es tres años mayor que yo, cuando me iba a su casa era para quedarme todo un fin de semana o una semana completa de mis vacaciones. Era con el que mejor me llevaba y además tenía videojuegos que en ese entonces yo no, así que nos divertíamos mucho con su Mario Party de Nintendo 64. Pero fue la noche del sábado cuando la alegría se convirtió en miedo, desde esa ocasión decidí no volver a quedarme en su casa, pese a que en reiteradas ocasiones me insistió en volver. Yo le explicaba que no era por su culpa ni la de alguien en especial, simplemente que ya no me sentí a gusto quedándome tanto tiempo en su hogar. Jamás le dije lo que había pasado, por miedo a que creyera que estaba loco.

La noche del sábado que les mencioné me fui a dormir como a las 11, yo me quedaba en el cuarto de mi primo y él en la sala, ya que su cama era muy pequeña. La oscuridad ya había cubierto la casa en su totalidad, es de esos hogares en los que la luz de la luna entra a cuentagotas y como ya todos estaban durmiendo, no nos atrevíamos a prender las luces para que no nos regañaran por desvelarnos. Me metí en la cama, me tape y cuando me persigne como lo hacía siempre antes de caer en los brazos de Morfeo empezó el terror. Acababa de terminar de hacer la cruz cuando los autos de control remoto que tenía mi primo comenzaron a moverse sobre los pisos laminados de su habitación, pero los controles estaban sin pilas y en el escritorio, yo los estaba viendo. No había forma de que fuera una broma.

Los vehículos se comenzaron a mover con mayor fuerza, de un lado para otro y los peluches que tenía en una repisa se cayeron sobre mí, como si hubiera habido un temblor de gran magnitud. No podía gritar, no porque no quisiera, sino porque no me salía. Me tapé con las sábanas por completo, cubriendo cuerpo y cabeza y fue en ese instante cuando escuché un susurro que me dijo: “Te vigilamos”. Después todo volvió a la normalidad. Fueron cinco minutos o menos eternos, pero que hicieron que el corazón se me quisiera salir. Agradezco que esa fue la última noche que pasé ahí, pues el domingo a mediodía me llevaron a mi casa, donde llegué con el corazón en la mano y rezando para que esa cosa no me haya seguido. Lo cual no ocurrió, fue un hecho de una sola vez, lo que me hace dudar si fue sueño o realidad.

La mentalidad, el punto clave para recuperar tu salud y estado físico

Todos en algún momento nos salimos del carril en cuanto a nuestra salud y estado físico.

Cuando vemos que nuestra báscula digital nos dice que ya tenemos unos kilitos de más o la ropa comienza a no verse como antes, entonces comenzamos con la mejor de las intenciones a retomar el camino, pero tal vez establecemos la barra un poco alta y con poco tiempo.

Es posible que hayas estado tratando de seguir una dieta bastante restrictiva o hayas intentado mantenerte al día con un plan de ejercicios intenso sin realmente pensar si encaja bien en tu estilo de vida actual.

Cualquiera que sea la razón para retomar el camino, la clave real para retomarlo es abordar tu mentalidad primero. Nadie parece hablar de la mentalidad cuando se trata de salud y estado físico; todos saltamos directamente a cambiar nuestra comida y ejercicio, ¡pero este es un gran error!

Sin la mentalidad correcta, lucharás para seguir adelante cuando las cosas se ponen difíciles o se atrasan cuando se trata de comenzar.

Es posible que incluso estés luchando con problemas internos que no te diste cuenta de que tenías, como comer emocionalmente y el terrible auto-sabotaje.

Para ayudarte con estos pasos, veamos primero un par de pasos previos para comenzar ese camino de regreso a tu salud y estado físico ideal.

PASO 1: Dejar la culpa atrás

Después de repetir el ciclo de una dieta un par de veces, con el tiempo, te das cuenta de que no hay soluciones rápidas para recuperar tu salud, solo lleva tiempo, perdonarte a ti mismo y mostrarte algo de tolerancia.

Si has caído en la tentación durante ese nuevo plan en tu dieta, ten en cuenta lo siguiente: no es tu culpa, ¡es la dieta!

Dibuja una línea mental debajo de esta experiencia y repítete lo siguiente: “ese es el final de la dieta, voy a hacer esto correctamente ahora, dando un paso a la vez y no ser tan duro conmigo mismo”.

PASO 2: Recuérdate a ti mismo el por qué lo haces

Sé realmente específico sobre lo que defines como “estar nuevamente en el camino”. ¿Cómo te sientes cuando estás bien encaminado? ¿Te sientes en control? ¿Energizado? ¿Cómo son tus hábitos?

Luego piensa en cuándo te diste cuenta de que estabas “fuera del camino” y por qué crees que esto sucedió. Aquí la clave es el aclarar qué significa para tí estar “encaminado”.

Sé honesto contigo mismo cuando se trata de pensar por qué pasó esto: ¿tus planes eran demasiado rígidos para el estilo de vida de una persona real?

No todos podemos tener la vida de entrenadores personales y celebridades: ¡tenemos que salir del gimnasio en algún momento para trabajar, dirigir negocios, cuidar niños, socializar y lidiar con el administrador de la vida en general.

¿Tu dieta fue muy estricta? ¿Te sentiste privado o te estabas perdiendo de algunas cosas? ¿Comenzaste esta nueva rutina o dieta como una forma de auto-castigo?

Esta parte puede ser un área muy difícil de separar y es justamente en este tema donde debes profundizar mucho más y de una forma muy concienzuda, todo con el fin de conseguir nuevamente llegar a tener buena salud y un buen estado físico mucho más allá que una bella figura.

Esto último viene como una consecuencia de un buen trabajo dirigido hacia tu bienestar.

¿Es tu silla la mejor para el dolor de espalda?

Sabemos que la comodidad es prioridad para nuestro cuerpo y por comodidad me refiero a que nos ayude a estar también saludables.

Una de las mayores tendencias que existen hoy en día es el permanecer mucho tiempo sentados, ya sea por el trabajo o por el estudio e incluso en una reunión.

El tiempo que pasamos sentados es mucho y por ello es importante que nos brinde cierto confort.

Lo cierto también es que para cada situación existe una silla en particular. No es lo mismo una silla para trabajar frente a una computadora que una silla para comer o cuando estás en una reunión en donde por lo general se usan sillas plegables.

Y por otro lado cuando ya estás presentando un problema como lo es el dolor de espalda, el tema se vuelve mucho más específico a resolver.

Entonces, cuando vas a comprar una silla, es necesario primero hacer una investigación previa.

Lo primero es importante que no tomes literalmente la palabra de otras personas. No se trata de confianza, se trata de personalización. Verás, una marca puede ser adecuada para tu hermano y otra puede ser mejor para ti.

Solo porque alguien te dijo que una silla determinada es buena para su espalda, esto no significa que es la mejor para la tuya.

En estos casos se deben seguir ciertas pautas. Por supuesto, sabemos que no tienes tiempo para saber cuáles son estas pautas, sabemos también que eres una persona ocupada por lo que hemos reunido un par de preguntas guía para este fin, de esta forma será más fácil.

Sin más preámbulos, aquí están las pautas para determinar qué silla te es útil para cuando padeces dolor de espalda.

  1. a) ¿Tu silla tiene soporte lumbar?

El soporte lumbar debe ser parte de la silla, lo que tiene como objetivo aliviar el dolor de espalda. Si echas un vistazo a las sillas de oficina para el dolor de espalda, notarás que la mayoría de ellas tienen algún tipo de espalda curva que abraza las curvas naturales de tu espalda.

Si cometiste el error de comprar una silla de oficina alta sin este soporte, puedes poner un cojín entre la curvatura de la espalda baja y la silla.

  1. b) ¿Tiene un reposabrazos?

Si crees que el reposabrazos se acaba de crear para que puedas descansar los brazos al no escribir ni hacer nada mientras estás sentado, entonces, estas equivocado.

El apoyabrazos está allí para ayudar al peso de la parte superior del cuerpo mientras está sentado, no mientras está sentado y sin trabajar.

Sin el reposabrazos, corres el riesgo de lesionar el cuello, los hombros y los músculos del brazo. Esto solo agravaría tu condición al agregarle más dolor.

Estas dos preguntas guías son las dos partes más importantes para determinar si realmente has comprado una buena silla o si cuentas con una adecuada a tu condición.

Elegir no solo requiere mirar una silla. Debes probarla para determinar por tí mismo si la silla es adecuada para tus necesidades y eso incluye abordar los problemas de dolor de espalda, entre otros.

Otra pregunta que también puedes hacerte es sobre el tipo de material de la cuál está hecha.

Ideas para disfrazarte en pareja este Halloween

Si cuando eres soltero la decisión de qué disfrazarte en Halloween suele ser complicada, cuando tienes pareja lo es aún más. Sí, porque cuando te invitan a una fiesta de disfraces y decidiste invitar a tu novia o novia, alguno de los dos querrá ir con un atuendo en el que combinen. Por eso aquí te presentaré algunas ideas para que no te rompas la cabeza pensando, en algunos necesitarás hacer manualidades o quizá lo mejor será que lo compres si no eres muy hábil. Yo sólo cumplo con darte algunos tips y dependerá de ti cómo lo lleves a cabo.

Si tu novia es la que te dice que deben usar disfraces en pareja, lo más seguro es que lo primero que se le venga a la mente sea hacerlo de una princesa de Disney, y por consiguiente tú tendrás que hacer de algún príncipe. De los más divertidos que se me ocurren quizá sea Esmeralda y el Jorobado y Bella y Bestia. También pueden irse por las clásicas como La Sirenita, Hércules y Meg, la princesa de hielo de Frozen, etc.

Una de las series de televisión que está llena de parejas es La teoría del Big Bang, por lo que esto podría ser una divertida ocasión para transformarte en uno de tus personajes favoritos, además que tienes de donde elegir pues está Sheldon y Amy, Leonard y Penny, Howard y Bernardette. Hay capítulos en la serie donde cada uno de los personajes ha salido disfrazado, así que puedes utilizarlos para date algunas ideas.

Pero si el hombre es quien sugirió la idea de disfrazarse como pareja, te puedo asegurar que una de sus principales opciones será como algunos de los personajes de Dragon Ball. Si eres mujer y leíste esto, sé que no te gusta la idea, pero créeme que hay chicas lindas y te vería súper como ellas. Una de las favoritas es Bulma o Androide 18, por lo que tu novio podría ser Vegeta o Krilin. Si él quiere ser Gokú, lamentablemente Milk no es la gran cosa. O podrías proponerle que él sea el Maestro Roshi y tú alguna chica sexy que le hará sangrar la nariz.

Si no quieres ser un personaje de televisión o caricatura, hay opciones muy interesantes. Empezaré por darte dos que son muy sugerentes. Tu novio puede ser una clavija que se conecta a la luz, con ésta colocada en su parte íntima, mientras tú te colocas dos enchufes en el pecho y otra más debajo de la cintura. La siguiente es similar, pero el hombre será una llave y ya te imaginarás lo que debes ponerte tú. ¿Usan lentes? ¡Perfecto! Vístanse lo más ñoños que puedas y creen una caja de los dulces nerds, uno portará el color azul y el otro el rosa. ¡Listo! Son unos deliciosos dulces.

Sé que dije que no hablaría de más personajes, pero olvidaba uno que en lo personal me gusta mucho. Uno deberá ser la parte trasera de un perro y el otro la delantera. Pero tranquilos, que no es cualquier canino. ¡Es Slinky! El perro de juguete de Toy Story, cuando tengan ambas partes hechas, sólo deberán unirse por un cordón espiral y serán un éxito en su fiesta de disfraces.

Vivir y lidiar con el trastorno de un trabajo por turnos

El tener un trabajo donde se turnen los días laborales puede afectar la salud, así como el rendimiento y la seguridad. Veamos algunos de estos aspectos:

Salud física

El trabajo por turnos se ha relacionado con ciertas enfermedades crónicas. El trabajo nocturno a largo plazo se asocia con un mayor riesgo de ciertos cánceres, así como problemas metabólicos, enfermedades del corazón, úlceras, problemas gastrointestinales y obesidad.

Se ha demostrado que el sueño insuficiente cambia el metabolismo y el apetito y los estudios han demostrado que los individuos tienen niveles más altos de triglicéridos que los trabajadores diurnos.

Sumado a estos factores biológicos, los trabajadores por turno a veces tienen hábitos alimenticios irregulares y una dieta pobre, lo que podría aumentar su riesgo de problemas metabólicos también.

Uno de los problemas podría ser que cuando una persona trabaja en la noche, la exposición a la luz suprime la melatonina (que normalmente se secreta por la noche).

Las personas que trabajan turnos nocturnos o turnos rotatorios también suelen no dormir lo suficiente y la privación del sueño a largo plazo se sabe que es mala para la salud.

El trabajo por turnos también altera los ritmos circadianos del cuerpo y los hace estar fuera de sincronía con el ambiente externo y/o los ciclos de comportamiento.

Salud mental

Nace un concepto que es el Trastorno por turno de trabajo que puede aumentar el riesgo de problemas de salud mental como la depresión.

Esto puede deberse a la interrupción del sistema circadiano (que regula la liberación de diferentes sustancias químicas en el cuerpo).

El trabajo por turnos también puede causar ciertos problemas sociales que disminuyen el bienestar y la felicidad. También podrías sentirte “sin ritmo o fuera de sincronía” con tus familiares y tu red social.

Efectividad

Tu productividad y rendimiento laboral pueden tener complicaciones por varias razones. Uno es que se es menos propenso a dormir la cantidad total que el cuerpo requiere y esto puede acumularse en una gran “deuda de sueño” con el tiempo.

Por otro lado, también se va en contra del reloj biológico, lo que lleva a estar menos alerta y por su puesto deja de alentar el que se duerma en las horas nocturnas.

Ambos factores pueden ralentizar el tiempo de reacción y no se puede pensar tan rápidamente o responder y resolver problemas. La concentración puede ser reducida tornándose más difícil así como el mantenerse bien en la tarea asignada.

La seguridad

Al igual que ocurre con algunas ocupaciones, el trabajo por turnos puede ser un riesgo para la seguridad. Muchos trabajos implican la protección y el cuidado de otros, tomar decisiones rápidas, conducir, volar u operar maquinaria, por lo que la seguridad es importante.

La somnolencia conduce a reacciones más lentas e interfiere con la toma de decisiones.

Trabajar en la noche va en contra del patrón natural del reloj del cuerpo, así que incluso si un trabajador de turno duerme lo suficiente, una inmersión en estado de alerta puede venir por la noche.

La gente suele juzgar mal su propia somnolencia, creyendo que están alertas y son capaces de tomar buenas decisiones, cuando de hecho su juicio puede estar afectado.

Si te encuentras en un horario así, lo mejor es buscar el ayudarte lo más posible. Por ejemplo, adecuar un dormitorio especial en donde la luz natural y artificial no interfiera tu sueño, así como acondicionar el espacio para evitar los ruidos. Esto puede ser complicado, pero no imposible.

Por otro lado, sabemos que un buen colchón es importante para un descanso adecuado, por ello tenemos venta de sofá camas que pueden apoyarte en este proceso.

Los primeros meses solo son un calvario

Hay decisiones en la vida que nos hacen crecer, aunque este aprendizaje venga acompañado de una temporada de sufrimiento y golpes que te podrían hacer pensar que tomaste la decisión equivocada o que te precipitaste. Así me sucedió cuando elegí dejar la casa de mis padres e irme a vivir solo y lidiar yo mismo con mis problemas. La emoción se transformó en frustración en los primeros meses.

Después de terminar la Universidad y trabajar un par de años, era hora de que buscara mi propio hogar, así que fui a una venta de departamentos en la Condesa para ver si alguien estaba interesado en rentarme alguno, ya que era una zona que me interesaba ya que me quedaba muy cerca de donde laboraba y no muy retirado de mi familia, a la que no quería dejar de frecuentar. Así que conseguí uno a buen precio pero que me dejaba con poco margen de maniobra para solventar los gastos, pero confiaba en una buena administración que me sacaría adelante.

El primer punto negativo fue que la casa no estaba completamente amueblada, sólo habían dejado una sala y una estufa, así como los clósets de las dos recámaras. Sabía que el resto me lo iba a llevar de casa de mis padres, el único gasto fuerte que hice fue en comprar un refrigerador, el cual saqué a meses sin intereses en una tienda departamental. Me dolió endeudarme pero sabía que era una decisión con la que iba a ahorrar en comprar comidas constantemente. El siguiente gasto fue el flete, que aunque no fue demasiado, tus ingresos se van viendo disminuidos, sobre todo después de que tuve que pagar por adelantado dos meses.

La felicidad de ser independiente y la emoción de afrontar esta nueva aventura disminuyeron en cuanto llegaron los primeros cobros de los servicios, más mis deudas personales en tarjetas departamentales y bancarias, más las compras del súper, las cuales ya debía repetir pues me estaba quedando sin suficientes raciones para mis comidas y otros objetos necesarios. No me atrevía a llamarle a mis padres para pedirles prestado. La decisión de salirme también era para que ellos ya no tuvieran que invertir en mí. Así que había que racionar bien cada cosa que comprara, incluso había días en los que prefería saltarme el desayuno o la cena para guardar más porciones para lo que restara del mes.

Estaba haciendo muchos sacrificios. A veces salía de fiesta pero al día siguiente me arrepentía por todo lo que había gastado, y me limitaba aún más. Recuerdo que alguna vez desayuné y comí sopa Maruchán, las tripas me rugían como leones hambrientos, pero algún sacrificio tenía que hacer para no atrasarme en los pagos de los servicios.

Con el tiempo aprendí a administrarme, a comprar lo necesarios y conforme bajaban mis cuentas pude hacer mi vida más normal, sin necesidad de privarme de nada, saliendo con mis amigos y compañeros del trabajo. Pero he de mencionar con los primeros meses fueron un calvario y estuve muy cerca de rendirme y volver con la cabeza agachada a casa de mis padres.

Caballero

Hace unos días fui a un museo de historia mundial donde había un apartado  de buen tamaño para cada periodo histórico de la historia de la humanidad, una exposición verdaderamente interesante que valió mucho la pena, además que por fortuna habían muchas personas presentes, algo muy positivo en estos tiempos de sequía histórica.

El salón más lleno de toda la exhibición fue, como  es de esperar,  el salón de la época medieval, donde estaba expuesto todo aquello que conformaba la vida en aquel periodo de tiempo, desde el modo de vivienda, hasta la estructura social y por supuesto enfatizando en lo más importante de la vida medieval que era la guerra.

Dentro del universo de la guerra medieval, no había algo más icónico, que la figura de los caballeros.

Los caballeros no solo eran una aspiración a seguir para todo joven y todo hombre, ni eran tan solo el amor platónico de toda plebeya e inclusive de muchas princesas quienes admiraban en un hombre cualidades como valentía; nobleza; inteligencia y sobretodo, ante todas las cosas lealtad. Virtudes perdidas en la mayoría del sexo masculino hoy en día.

La vida de un caballero no comenzaba en un campo de batalla liderando una legendaria carga en protección del reino y de su gente, sino que comenzaba de niños cuando sus padres les enviaban a los doce años a vivir en casa de otro señor feudal donde aprenderían a ser escuderos para después poder el gran paso y convertirse en la figura ideal que mantenía a la sociedad en orden y a salvo.

Un escudero, era el ayudante de un caballero,  quien se encargaba de mantener las armas en perfecto estado; los caballos herrados, peinados y bañados; y quien cargaba con los escudos, lanzas y hachas en los largos tramos que tenían que cruzar los caballeros cada vez que iban en campaña al servicio del rey.

Al momento de la batalla, el escudero entregaba al caballero su caballo de guerra y guardaba a la yegua – las yeguas eran utilizadas para montarse a todo momento menos en la batalla cuando se utilizaba al caballo de guerra- además de dar el arma que se necesitaría para la operación necesaria en el momento, armas que por lo general era una larga lanza y un hacha lo suficientemente filosa para cortar una cabeza sin fricción alguna. Lo único del arsenal del caballero que nunca se le permitía tener al escudero era la espada, una espada que tenía cada una su nombre grabado en el metal de la misma y que se entregaba de generación en generación, haciendo solo menores reparos para mantenerse por un herrero sumamente exclusivo. Era esta espada lo que impulsaba al escudero a seguir adelante en los momentos más difíciles de la contienda. Una espada que sería otorgada cuando el momento llegara por su propio padre.

El ver todo esto puesto en una figura en un museo, en medio de cuatro estructuras metálicas, fue algo muy emotivo.

Orgulloso de mi país

Cada mexicano se debe de sentir sumamente orgulloso de pertenecer a esta bella nación que hace unos días fue la noticia en el mundo no solo por haber vivido una gran catástrofe sino por la manera en que la misma ciudadanía se encargó de brindar ayuda urgente así como de inmediato se recaudaron una gran cantidad de víveres, cuando observe las imágenes que estaban pasando por televisión parecía que estábamos hablando de un país de primer mundo pero no de México, pues era increíble que un país lleno de gente que parece tan indiferente tuviera esas muestras de unión y fuerza ante las adversidades, donde no importo si conocías o no a las personas atrapadas entre los escombros lo importante no era su nombre, sino sacarlos de ahí lo más rápido posible y no puedo explicarte lo gratificante que fue el momento en que se lograba el rescate de una persona más, existía un sentimiento unificado lleno de júbilo donde los abrazos entre desconocidos motivados por la esperanza conmocionaron a la nación entera.

Varios deportistas de cualquier disciplina ya fuera de box, tenistas, jugadores de futbol americano y atletas olímpicos así como jugadores del balón pie dieron muestras de la empatía por lo sufrido de manera que hicieron donativos económicos, enviaron mensajes por twitter los que se encontraban a la distancia, también un par de jugadores de la selección mexicana hicieron un comunicado diciendo: que los fans los vemos a algunos de ellos como ejemplo, pero el verdadero ejemplo por el cual ellos se motivaron fue ver la unión que mostro el país entero sin necesitar nada a cambio de echar una mano.

El mundo de la farándula no se quedó atrás en poner su granito de arena pues algunos artistas asistieron al lugar donde estaban los edificios colapsados para auxiliar y remover escombros, otros fueron a algún centro de acopio para llevar algunos insumos y ayudar a empacar las despensas que se entregarían a los pobladores necesitados, otros más otorgaron donativos monetarios y una gran cantidad de celebridades enviaron mensajes de aliento vía redes sociales.

Y por supuesto los mandatarios de los países vecinos como Chile y Japón los cuales han pasado por situaciones muy similares a la que vivimos nos brindaron el apoyo de socorristas, pero no fueron los únicos también contamos con brigadas de auxilio de España, Honduras, Panamá, Guatemala, el Salvador, Colombia, Venezuela Costa Rica y Estados Unidos a pesar de que recientemente estos últimos padecieron los estragos de los huracanes. El resto de las naciones colaboraron con especialistas en estructuras, como es el caso de Alemania, Suiza y Perú la ayuda humanitaria que proporciono Israel fue con algunos soldados. Rusia y Canadá enviaron al parecer ayuda en especie y China donó una fuerte suma.

Pero sin duda nada de esto hubiese sido posible de no haber tenido la respuesta inmediata de cada connacional ante el caos, que no solo se preocupó por desbordar los centros de acopio sino que de todas las formas posibles se sumó al impulso de colaborar y gracias a ello estuvimos en los titulares del mundo entero.

Por este desafortunado incidente se propuso la idea de buscar un momento para pasarla bien entre todo el drama acontecido, el pasado fin de semana una empresa organizadora de eventos se logró llevar un gran aplauso de pie ya que coordino con éxito la asistencia de una gran variedad de artistas y un sin número de personas que se dieron cita en un mega evento que se realizó en el zócalo de la CDMX con la finalidad de seguir apoyando y fomentando la solidaridad para la reconstrucción de las áreas que se vieron severamente afectadas en la capital de la república incluyendo los estados de Morelos, Puebla, Chiapas y Guerrero por el sismo que ocurrió el pasado 19 de septiembre.

Entonces puedo concluir afirmando que me siento y estoy muy orgulloso de ser mexicano, es un gran honor pertenecer a esta tierra de seres valientes y compasivos que han demostrado no solo ser unidos ante la fatalidad sino que el pueblo puede y debe reconstruir a nuestro golpeado y adolorido México.

1905

Recientemente, fui a las oficinas de un señor japonés, cuyo negocio –laboratorio de análisis clínicos– es de los más grandes de su país y quien ha abierto muchas clínicas en esta parte del mundo de bajo costo. Al sentarme en su oficina, pude ver una gran pintura en la pared de una gran batalla naval con buques de hierro del siglo 19 contendiendo con todo el rigor de sus cañones y varias naves estaban en fuego, con soldados brincado por la borda en llamas.

De no ser porque detecte inmediatamente de que se trataba y de dónde provenía, puede haber pensado que esta pintura era algo sádica, sin embargo entendí bien que aquella pintura representa un gran honor para el Japón.  Esto es debido a que aquella batalla pertenece a la guerra ruso –Japonesa de 1905 cuyo resultado sorprendió al mundo y a Europa.

En teoría, el imperio Ruso tendría que haber sido el victorioso ya que contaba con un ejército 5 veces mayor al Japonés y tenía mucho mayores recursos tanto en hombres como en finanzas para desgastar a los Japoneses y destruir a sus fuerzas en toda la extensión de la palabra. Sin embargo, varios problemas que debieron de haber sido resueltos causaron la derrota  rusa.

La guerra comenzó debido a las ambiciones expansionistas japonesas a finales del siglo 19 y principios del 20. Japón, durante la mayor parte del siglo 19 –salvo por los últimos 30 años- era una sociedad completamente feudal donde los Samurái aún tenían una gran importancia en la sociedad japonesa siendo ellos los mejores guerreros en la isla oriental quienes servían al shogunato    de manera ciega.  Estamos hablando de que los mejores guerreros japoneses utilizaban espadas y flechas mientras que los ejércitos europeos y norteamericanos no solo utilizaban armas de fuego semiautomáticas sino que ya utilizaban formas de ametralladoras.

Japón era también  un país donde el medio de transporte era a pie o a caballo mientras que en Europa todos se transportaban en tren e inclusive muchos ya tenían automóviles. Por si esto no era poco,  la flota japonesa consistía de barcos de madera y de vela con cañones del siglo 18 mientras que las flotas Europeas tenían buques de acero con cañones modernos y rápidamente recargables. Todo esto termino cuando el emperador de Japón se da cuenta de que su nación no podrá sobrevivir así a la época moderna.

Por esta razón, importo ayuda de los Estados Unidos incluyendo muchos militares, ingenieros y oficiales navales que reconstruyeran su flota; modernizaran sus caminos con vía férrea; e hicieran de su ejército uno tan moderno como el más nuevo de ellos. Esto tomo tan solo 30 años, al final de los cuales Japón era una maquinaria de guerra de primera talla con soldados valientes e inteligentes.

El análisis de la guerra ruso –japonesa de 1905 es uno digno de nuestro tiempo ya que este nos ayudara a entender el mundo de hoy en día.

¿La televisión informa o desinforma?

Si bien la televisión tiene distintos objetivos como dar información, entretener o educar, siempre ha habido un debate entre si informa o desinforma según sus intereses. Esta será una discusión de nunca acabar. Por eso en esta ocasión quiero aportar mi granito de arena y compartir algunas experiencias sobre este tema.

El peso del gobierno es fundamental en la toma de decisiones de muchos medios, sobre todo en la televisión abierta, como Televisa y TV Azteca, quienes cuentan con los canales más vistos en todo México. ¿Por qué lo digo? Déjenme ponerles un ejemplo. Tengo experiencia trabajando en periódicos deportivos y ahí pude darme cuenta de algunas cosas. Hay equipos de futbol con los que se tiene relación muy estrecha, principalmente para poder conseguir información de primera mano, pero esto también propicia a que estos clubes quieran meterse en las decisiones sobre las notas que se publican. Si alguna no les gusta porque es muy amarillista o porque pone en riesgo la credibilidad del club, no importa si es cien por ciento real o parcialmente verdadera, tratarán de que la información cambie. Hay directores de estos medios que deciden cambiar su titular o parte de su contenido sólo porque el ‘equipo amigo’ se los pidió.

Ahora imagínense lo que no haría el gobierno con todo el poder e influencia que tiene para que cierta información no salga a luz. Es imposible creer que nuestros gobernantes no meten su cuchara en las decisiones de los contenidos que salen al aire en la televisión, como en las noticias, donde más se habla de la situación de nuestro gobierno.

Sin embargo, esto no quiere decir que la información sea falsa, pero si puede estar maquillada para que no se vea tan mal o deje mal parado al gobierno, quien usará sus influencias o sacará a relucir su tiranía para que se hable de la forma que ellos manden y de lo que más les agrade. Incluso podrían venderles cierta información que les gustaría ver y escuchar en los canales noticiosos.

Por eso, aunque la nota la diga el reportero más prestigioso del país o el que más te gusta como Javier Alatorre, López Dóriga, Denisse Merkel, entre otros; no debes creerles cien por ciento, siempre compara lo que ellos te digan con otros medios, tanto escritos, visuales, como digitales. Todos tendrán puntos de vista diferentes y así podrás sacar mejores conclusiones.

Un ejemplo seria cuando un amigo estaba viendo un programa sobre salud, en el que dieron consejos para curar el pie diabético, los cuales quiso aplicar con uno de sus familiares que lo padecía y las cosas se complicaron, ni siquiera se dio a la tarea de buscar en internet ‘tratamiento pie diabético’ o algo por estilo para corroborar que esa información estuviera en internet. Simplemente creyó lo que decían.

Aunque no siempre es culpa de quien da la nota, como pasó en el caso de Frida Sofía, la niña que supuestamente estaba viva entre los escombros del Colegio Rébsamen, la cual resultó ser falsa. Pero la información la dieron rescatistas y soldados que estaban en el lugar, y por la magnitud del acontecimiento, la reportera creyó fielmente y, lamentablemente, tuvieron que llevarse las críticas cuando salió a la luz que no era cierto.